3 días en Formentera en septiembre (sin niños)

De forma bastante improvisada, me embarqué en este viaje del domingo 20 de septiembre al miércoles 23 de septiembre con dos amigas más, dejando a mi hija y a Enrique en Barcelona. Debido al Covid, compré los vuelos con menos de dos semanas de antelación por 59 euros (con Vueling). Como ya había estado en la isla el año pasado y había visitado prácticamente todos los faros y habíamos ido a todos los pueblos, en este viaje básicamente disfrutamos de las playas y la gastronomía, con excepción de la puesta de sol en el Faro de Barbaria. Para la puesta de sol llegamos justas y no pudimos llegar hasta el faro (resulta que teníamos que andar y no podíamos llegar hasta el faro con la moto, cosa que no tuve que hacer el año pasado con Enrique y la bebé). Aún así, la pudimos ver un poco desde una parte rocosa antes de llegar al faro. Había alguna nube, pero los colores eran muy bonitos. El faro se encendió al cabo de pocos minutos, y también fue bonito verlo en funcionamiento.

Alojamiento

Camino del Faro Barbaria

Dormimos en Casa Los Olivos, una pequeña casa en una especie de urbanización situada en el interior de la isla cerca de la Playa d’es Mitjorn y muy cerca de Sant Ferran. La casita tenía una habitación, un baño y un salón con una cama supletorio (éramos 3) y una cocina abierta. También tenía una pequeña terraza desde la que se veía el cielo impresionantemente estrellado. La casa tenía lo básico, pero no tenía jabón para la ducha o para lavarse las manos. Por lo demás, bastante cómoda teniendo en cuenta que casi no estábamos en ella. Si que por las mañanas un gallo cantaba desde bastante temprano, pero no nos despertaba todos los días.

Transporte

Playa Ses illetes

En esta ocasión alquilamos motos y la verdad es que es lo más cómodo si no vas con niños. Puedes aparcar en todos lados sin problema y es muy gustoso sentir los olores de la isla mientras conduces. Nosotros cogíamos una moto de 50 y, aunque al final te acostumbras, da un poco de respeto conducir por la noche, ya que la isla no está nada iluminada. Parece que los coches y la gente de la isla están acostumbrados a las motos y las bicis, por lo que tienen bastante paciencia y cuidado por la carretera en general.

Puesta de sol en Kiosko 62

Calas y playas

Punta des Martinet

Cala Es Caló d’es Mort

Pasamos la mañana en Es Caló d’es mort, al que llegamos por un camino que está indicado como “sin salida”. A pesar de ser septiembre y del Covid, la playa está bastante llena. Nos instalamos en una roca arenosa (con arena de playa) desde la que tenemos que bajar de roca en roca para bañarnos. El sitio es muy bonito aunque el agua estaba un poco sucia por estar removida. Aún así muy recomendable, aunque no para ir con niños pequeños.

Playa de Caló de Sant Agustí

Nos movemos hasta la playa de arena en Caló de Sant Agustí para comer (ensalado de lentejas casera que nos habíamos hecho). Es muy cómoda y esta sí bastante bien para ir con niños. Cuando te metes hay un suelo de roca hasta que llegas a un “precipicio” submarino con fono de rocas y agua transparente en la que se puede bucear y ver muchos peces y un mundo acuático bastante bonito.  Se forman como unas mini piscinas de arena ideales si no te quieres aventurar hasta el “precipicio” o para bañar a los más peques.

Mañana en playa de Ses Illetes (Ses Salines)

Esta playa ubicada en el precioso para de Ses Salines (mi zona favorita), es muy grande pero también muy popular. Hay que pagar 2 euros por persona para acceder a ella (el año pasado pagamos 5 euros en total para entrar en coche). Llegamos en moto hasta el final de la playa y tuvimos que andar una media para no encontrar mucha gente y encontrar nuestro sitio. Y la caminata mereció la pena. Aquí nos dimos cuenta que, ¿para qué ir a Maldivas o al Caribe cuando tienes Formentera? Una piscina de agua transparente. Para ir con niños mejor quedarse en las playas del principio aunque estén más llenas (es lo que hicimos el año pasado con la bebé de 5 meses), sobre todo si queréis llevar el cochecito. Con la mochilita es más factible llegar. También hay que remarcar que el nudismo se practica bastante en esta playa, especialmente cuanto más caminas hacia la punta.

Cala en Basté

Tarde en Punta des Martinet

Fue el descubrimiento del viaje, al que llegamos improvisando. Es un rincón de roca pero con arena de playa para tumbarse. Hay que bajar unas rocas para llegar al agua, y otra vez había un suelo de roca con un “precipicio” submarino al que te podías tirar para nadar. Perfecto para bucear un poco también. No había prácticamente nadie, por lo que es ideal también para hacer nudismo.

Mañana en Cala en Basté

Espectacular cala a la que hay que acceder bajando unas rocas pero en la que te puedes estirar en zonas con arena de playa. El contraste de los colores del agua es precioso y tienes como una piscina de arena, aunque también zona de rocas para bucear. Hay que vigilar porque en algunas zonas para entrar hay que pasar un suelo rocoso que está plagado de erizos, pero como el agua es transparente son fáciles de ver. El único “pero” es que había bastante gente y los barcos pueden fondear, por lo que un par de embarcaciones se pusieron casi en medio de la cala. Preciosa también la roca que rodea la cala, con pequeñas cuevas donde parecen que se guardaban las embarcaciones y unas formas rocosas muy bonitas. No es ideal para ir con niños tampoco.

Cala en Basté
Cala en Basté

Restaurantes

Cena en Vogamarí (37 eur por persona)

Cenamos pulpo frito con patatas, arroz con bogavante y pastel de queso con hierbabuena (exquisito). Creo que merece la pena ir de día porque está delante de la playa y es mejor momento para degustar un arroz. Aún así, tenían el clásico bogavante con pimientos y huevos y otros platos del mar también.

Cena en Fonda Pinatar – Es Pujols (52 euros por persona)

Y llegó mi esperado momento: la degustación del bogavante con pimientos y huevos fritos, ¡espectacular”. El restaurante tiene un agradable patio con servicio local muy amable, y nos pusieron un vino verdejo perfecto para degustar el plato. Pedimos para tres y nos pusieron 6 huevos y mucho bogavante. El año anterior habíamos ido a La Palmera a degustar el mismo plato, y la verdad es que ambos vale la pena (puede que en el segundo el acompañamiento de pimientos fuera más abundante).

Desayuno en Café Matinal

Desayuno en Café Matinal – Sant Francsec (15 euros por persona)

Uno de mis momentos favoritos por todo lo alto: desayuno completo con zumos naturales (en este caso uno de melón buenísimo), yogur casero, muesli y frutas; tostadas de pan integral con mermeladas caseras (de higo y de melocotón) y café con leche. Nos costó 15 euros por persona, pero lo disfrutamos muchísimos y la calidad de todos los productos espectacular.

Comida en el chiringuito Pelayo – Playa d’Es Mitjorn (30 euros por persona)

Chiringuito muy auténtico situado en la Platja d’es Mitjorn, por lo que el mar estaba bastante revuelto y había mucho viento (habitual en esta parte de la isla). Calidad de los calamares (a la romana) y del pescado (sardinas y lubina) muy buena. Prácticamente no había nadie en esta zona de la playa.

Bogavante con huevos fritos y pimientos en fonda Pinatar

Cena en el restaurante italiano Ca Na Nena – Sant Francesc  (30 euros por persona)

Pasta hecha a mano muy buena y otros platos variados que no eran italianos, como tartar o atún. Me encantaron los espaguetis a la vongole que me tomé con un vino blanco run poco afrutado recomendación de la casa. Patio muy agradable en el centro del pueblo.

Helado en Mukkeria

Aunque los postres del Ca Na Nena tenían muy buena pinta, decidimos ir a lo seguro con los helados de Mukkeria, y especialmente el pistacho de Bronte. ¡Buenísimo! Se trata de una heladería franquicia fundada en Formentera pero parece que por italianos (al menos la amiga italiana con la que íbamos dijo que los sabores estaba puesto a lo italiano y que tenía toda la pinta por lo cremosos que son).

Desayuno en Casa dels Vegetals – Sant Ferran (9,5 euros por persona)

Aunque no supera al Café Matinal, en este sitio tienen pan casero muy bueno, así como mermeladas caseras y zumos naturales. La cantidad inicial de mermelada que te sirven es un poco limitada. También tienen todo tipo de leches (avena, arroz, soja, coco…), muesli casero, yogur, infusiones varias, paltos con huevos y tostadas  más elaboradas o consistentes (con plátano y chocolate, aguacate con tomate…).

Cerveza en Kiosko 62

En este chiringuito había un gran ambiente y es un sitio perfecto para ver la puesta de sol. La cerveza y el mojito no era muy caro si lo comparamos con la media de precios de la isla y había perros y algún que otro niño.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s