Viaje a China en 8 días: Beijing, Shanghai y Pingyao

Día 1: Pekín – Templo de Cielo y Ciudad Prohibida

Día 2: Pekín – Muralla China

Día 3: Pekín – Tour por Hutongs y rumbo Pingyao

Día 4: Pingyao – Visita de los principales monumentos

Día 5: Pingyao – Ruta por el centro y rumo Shaghai

Día 6: Pekín – Rumbo Shanghai y The Bund

Día 7: Shanghai – Jardín de Yuyan y Xintiandi

Día 8: Shanghai – French Concession y Rumbo Pekín

 

NUESTRO TOP 5
1. Pingyao

2. Los hutongs de Pekín

3. Muralla China

4. Pato Pekín de Duck de Chine

5.  The Bund y sus vistas

 

Caos, muchedumbre, calles desalmadas, barrios con historia, edificios borrados por la contaminación… China es un país que no te deja indiferente, especialmente por el choque cultural con algunas civilizaciones de occidente, desde el ritual de comer, a los baños públicos, la educación y la gastronomía hasta los hábitos del día a día y la limitación de la libertad de expresión y de información. Con 1.300.000.000 habitantes, el comunismo se respira en todo el país.

Nuestro viaje por esta región oriental duró 10 días (lo que se redujo a 8 días contando el día perdido del vuelo de ida y el de vuelta).  El mes de abril fue la época elegida, concretamente del 2 al 11 de abril. 

Día 1: Pekín – Templo de Cielo y Ciudad Prohibida

Llegada a Pekin el día 3 de abril a las 6:00. Cogimos un taxi hasta el aeropuerto y ya empezó la odisea con el tema del idioma. Como ya nos habían advertido, llevábamos la dirección escrita en letras chinas. Nos quedábamos en casa de unos amigos en la zona de Tuanjiehu (parada de metro). Ese día visitamos el Templo del Cielo, al cual llegamos en metro con uno de nuestros amigos. Cuidado: en China no respetan mucho las colas, por lo que no esperes que sean muy educados en este sentido.

20150403_093754

Estación de metro cercana a nuestra casa

Por la tarde nos acercamos a la famosa Ciudad Prohibida, que sinceramente nos decepcionó bastante. Ese día cenamos en un sitio muy auténtico (puede que demasiado) en el que se comían gusanos y otros platos orientales. El restaurante se llamaba Yi Zuoyiwang Lijiang Zhuti (In & Out).

20150404_155256

Vistas de la muralla desde la zona de Mutianyu

Día 2: Pekín – Muralla China

El segundo día visitamos la famosa muralla China. La verdad es que fuimos en coche con nuestros amigos y no fue fácil llegar (nos perdimos un poco porque escogimos una zona de la muralla “poco visitada”). El tramo que nos recomendaron era Mutianyu, y la verdad es que era bastante bonito. Había un poco de niebla, pero las montañas habían empezado a florecer y el paisaje era bastante bonito. Para la bajada cogimos el tobogán, que aunque la entrada era más cara, valió la pena. Después de descansar un poco en casa, cenamos en un restaurante típico por su Pato Pekín: Duck de Chine. Después fuimos a hacer una copa por la zona de Nali Patio, una zona con muchos bares que están bien y donde había mucho ambiente internacional. El bar se llamaba Migas.

Día 3: Pekín – Tour por Hutongs y rumbo Pingyao

Este día teníamos un tour contratado. Como el día anterior fuimos a tomar una copa, nos costó un poco levantarnos, pero finalmente hicimos el tour a las 10h por los hutongs. Lo contratamos con Bike Beijing, y la verdad es que estuvo genial.

20150405_183230

En el tren leyendo “El último chef chino”

Por la tarde, a las 15:29, cogimos el tren rumbo Pingyao. La reserva de los billetes de tren la hicimos a través de China Train Ticket desde España. Nos los tramitaron muy bien y rápido, e hicimos bien, porque por lo visto era día de fiesta nacional en China y no pudimos coger los billetes para el día 6 de abril, que era cuando queríamos cogerlos. El viaje duró un poco más de 4 horas (llegamos a las 19:44), y durante el trayecto me leí El último chef chino (muy recomendable si viajáis a China para ambientaros).

La llegada a Pingyao fue un poco caótica. Toda la gente del tren se nos quedaba mirando porque prácticamente no había turistas. Los taxistas nos querían cobrar de más, así que al final cogimos el que nos cobraba menos. Nos llevó hasta la puerta de la ciudad antigua, donde teníamos el hotel, y allí nos vino a buscar uno de los responsables del hotel. En el hotel no daban nada de cenar, y la comida del centro de la ciudad era pésima (como decíamos nosotros, demasiado auténtico).

20150406_122714

Tejados de Pingyao

Día 4: Pingyao – Visita de los principales monumentos

Este día lo dedicamos a visitar Pingyao. Por 25 euros te daban una entrada que valía para visitar todos los monumentos de la ciudad antigua (lo puedes comprar en el centro turístico que hay en medio de la ciudad antigua). Pingyao fue lo que más nos gustó del viaje, y nos lo pateamos entero porque valía mucho la pena no perderse nada. Este día encontramos un restaurante “internacional” donde hacían pasta, hamburgueses y pizzas. Era bastante malo, per a nosotros nos supo a gloria.

Acabamos el día con un masaje de pies y de espalda que nos fue de maravilla. Después de todo el día andando, ¡no puede haber un placer más grande! El masaje de media hora nos costó entre 10 y 15 euros cada uno.

Día 5: Pingyao – Ruta por el centro y rumbo Shanghai

Hasta las 15:00 seguimos explorando Pingyao. Aunque es precioso, con un día y medio lo vimos todo bastante bien. A las 16:15 cogíamos un tren rumbo Pekín que llegó a las 20:39. Cenamos algo y nos fuimos a la cama, ya que al día siguiente cogíamos el tren rumbo Shanghai a las 07:00h.

20150408_071215

Tren bala de Pekín a Shanghai

Día 6: Pekín – Rumbo Shanghai y The Bund

A las 12:37 llegábamos a Shanghai. Cogimos el tren bala, que alcanzaba los 300 km/h de velocidad. La verdad es que era muy cómodo y, por supuesto, muy rápido. En los trenes te puedes poner agua, ¡pero agua caliente! Se la sirven los chinos para el té. Tampoco respetan mucho los asientos asignados, aunque los nuestros los respetaron.

La llegada a Shanghai fue un poco lío, ya que nos alojamos en un airbnb y no encontrábamos la dirección. Además, aunque en Shanghai bastante más gente habla inglés, las personas que teníamos alrededor no nos sabían guiar. Finalmente lo encontramos. Nos alojamos en French Concession, zona residencial con mucho ambiente. Ese día comimos en un restaurante italiano que teníamos al lado muy bueno y nos hicimos amigos del dueño, encantador. Tomamos una copa por la noche también allí.

20150408_200116

Vistas de Pudong desde The Bund 

Aunque queríamos visitar Water Town, no tuvimos tiempo, ya que en Shanghai solo nos quedábamos dos días. Así que optamos por visitar The Bund pasando por la calle comercial Nanjing, donde están las grandes tiendas de lujo y algún que otro centro comercial. Desde The Bund tienes las bonitas y míticas vistas a Pudong, al otro lado del río. Acabamos cenando en el restaurante del Hotel Hyatt, que no nos entusiasmó. Después de cenar nos tomamos una copa en el Bar Rouge, el cual nos habían recomendado por sus buenas vistas, pero resulta que las vistas estaban tapas y no te dejaban salir a la terraza debido a un incidente ocurrido en fin de año en el que murieron 36 personas.

20150409_135153

Jardín Yuyan

Día 7: Shanghai – Jardín de Yuyan y Xintiandi

Visitamos el Jardín de Yuyan y la zona de Xintiandi. El jardín nos encantó, y además estaba lleno de puestecitos donde comprar complementos y ropa típica china. Me lo pasé en grande comprando y regateando. Comimos en uno de los pocos sitios que encontramos abiertos, ya que era muy tarde, y por la tarde decidimos descansar un poco en el apartamento, ya que no paramos en todos los días. La idea era visitar Pudong por la tarde (queríamos subir a Jin Mao Tower y a la Oriental Pearl Tower), pero la verdad es que se nos hizo tarde y nos quedamos por The Bund

20150408_164135

Templo de Shanghai Jing’an 

Día 8: Shanghai – French Concession y Rumbo Pekín

Este día cogíamos el tren a las 14h, por lo que desayunamos cerca del apartamento y recorrimos un poco la zona, ya que la estación de tren la teníamos a 1 hora en metro del alojamiento. Con tanta gente en las estaciones y las colas, preferíamos ir con tiempo. Llegamos a Pekín a las 18:48 y cenamos en casa con nuestros amigos. El vuelo salía a las 1:00. Resulta que hubo un problema cuando reservamos con KLM y nos habían puesto en vuelos separados (en teoría salíamos el 11 de abril a las 09:00), y el único que había haciendo escala en París era este.

Un comentario en “Viaje a China en 8 días: Beijing, Shanghai y Pingyao

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s